1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://actividadesfamilia.about.com/od/Bienestar/a/Psicoterapia-Infantil.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

You can opt-out at any time. Please refer to our privacy policy for contact information.

Psicoterapia infantil

¿En qué consiste la terapia psicológica en el caso de un niño o niña?

De

La terapia piscológica para niños tiene elementos distintivos en relación a aquella que se realiza con adolescentes o adultos, y si bien el modo de realizarse es aparentemente distinto, los objetivos son muy similares: el bienestar psicológico y emocional del pequeño.

Cuando un miembro de la familia está pasando por momentos difíciles, es muy probable que su familia inmediata también lo padezca. Al buscar ayuda profesional muchas pueden ser las alternativas. Existe la psicoterapia individual, la familiar y la de pareja.

A pesar de estas diferencias, hay elementos comunes. Al trabajar individualmente se logrará también un efecto en la familia, y al trabajar con la familia se logrará también un efecto en el individuo. En el caso de psicoterapia infantil, esto es aún más notorio, ya que si bien puede ser el niño el que asista a terapia, es toda la familia la que se involucra en el proceso, y definitivamente los beneficios son para todo el grupo familiar.

A continuación veremos tres características claves y distintivas que tiene la psicoterapia infantil, la importancia que tiene la participación de toda la familia, y el beneficio a corto y largo plazo que tiene el hacerse cargo hoy de una dificultad de este tipo.

  1. La importancia del juego

    Si es que alguno ha tenido la oportunidad de visitar una consulta psicológica infantil, ha podido darse cuenta que gran parte de la implementación presente corresponde a juguetes. Así es, los niños juegan en psicoterapia. Muchos padres al preguntarles a sus hijos que hicieron en la sesión de hoy se sorprenden al oír que jugaron. Con mentalidad adulta es común para nosotros el asociar el “jugar” con perder el tiempo o no hacer nada. ¡Nada más equivocado! Si para nosotros los adultos nuestro lenguaje es el habla, para los niños su lenguaje es el juego, por lo tanto es a través de éste que ellos se comunican, aprenden y representan sus principales miedos y deseos.
    ¿Qué mejor que como terapeutas podamos intervenir desde el mismo lenguaje infantil? Los psicólogos que trabajan en infancia están preparados para trabajar con sus pacientes mediante el juego. Es allí donde trabajan los distintos elementos necesarios para su proceso terapéutico.

  2. La intervención con la familia

    Si bien la psicoterapia infantil puede ser individual (es decir, el paciente es el niño, y las sesiones se realizan a solas con él), es necesario citar regularmente a los padres u otros cuidadores principales. Estas sesiones con los padres tienen varios objetivos, por un lado es importante irles contando los progresos del niño, así como sus mayores dificultades. En el caso de que se le realice una evaluación psicológica, será a ellos a quienes se les hará una devolución de lo observado.
    Por otro lado, muchas veces para lograr cambios importantes y duraderos en la vida de los niños es necesario intervenir también a nivel de otros miembros de la familia. Esto puede tener que ver con el trato hacia el niño (mal-trato), con la comunicación familiar, la cercanía entre sus miembros y múltiples áreas más. En este sentido, hay que tener en cuenta que en caso de que nuestro hijo comience un proceso terapéutico, nosotros también deberemos asistir en algunas ocasiones y estar dispuestos a generar cambios en pos del bienestar del niño.

  3. Distintos objetivos

    Un tercer elemento importantísimo a la hora de realizar psicoterapia individual con niños es que tenemos a distintas personas involucradas en el proceso, las cuales pueden tener perfectamente distintos objetivos para la misma terapia (a diferencia de lo que ocurría en la psicoterapia familiar). Como hablábamos en el punto anterior, son también los padres o cuidadores participantes del proceso.
    En este sentido existen dos partes: por una tenemos a los padres que son finalmente quienes pagan el tratamiento y quienes deciden si llevar o no al niño, y por otro tenemos al niño mismo, quien participa de cada sesión y quien es considerado “el paciente”. Cada parte puede tener distintos objetivos acerca del proceso, y por ende, distinta percepción del cambio y bienestar asociado.
    A modo de ejemplo: supongamos que unos padres llevan a su hijo de 5 años a psicoterapia ya que últimamente está más inquieto que de costumbre. Pasan algunas semanas y efectivamente el niño se calma y se autocontrola más fácilmente.
    Aquí, quizás para los padres el objetivo terapéutico esté cumplido: el niño efectivamente está más tranquilo. Sin embargo debemos preguntarnos, ¿se cumplió el objetivo del niño? ¿Se pudo trabajar con el problema de fondo o sólo con lo aparentemente visible? Puede ser que el niño esté más tranquilo ya que en la consulta del psicólogo encuentra mayor contención que la que tiene en casa, y por lo tanto está menos ansioso y más tranquilo.
    Sin embargo, es necesario no sólo trabajar con el hecho de que esté inquieto (que es lo que podemos observar más fácilmente), sino con el problema de fondo que lo hace estar así.
    A pesar de esto, muchas veces sucede que cuando los padres ven satisfechos sus propios objetivos en relación a la terapia, dejan de llevar al niño, por lo que los objetivos de éste no se verán terminados, y probablemente con el tiempo vuelvan a aparecer las dificultades de un comienzo.

Ya sabemos que la psicoterapia infantil difiere en cuanto a método a la psicoterapia de adolescentes y adultos. Es distinta y hay que entenderla en su contexto. Lo importante es tener presente la enorme ayuda que puede ser para la familia que lo necesita y especialmente, para aquel niño o niña que tanto requiere de una ayudita extra.

  1. About.com
  2. About en Español
  3. Actividades en familia

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.